29/11/11

Biografia "The Sex Pistols"




El Rock and Roll dejó de ser el mismo después de la aparición de los Sex Pistols. Ellos fueron los que encendieron la revolución punk en Gran Bretaña y el eco llegó a todas partes donde sonara el rock.

Con un discurso cínico de humor molesto, propio de la juventud británica, los Sex Pistols le devolvieron el sentido de peligro a la música rock. Este no era el peligro teatral de Alice Cooper y su parafernalia, era la verdadera posibilidad de lastimarse y de sobre estimular los sentidos.

Los antecedentes de Sex Pistols se remontan 1972 cuando Steve Jones y Paul Cook junto con su compañero de clase Warwick Nighthgale formaron “The Strand”. Luego se les sumaron Jimmy Mackin y Steve Hayes. Los equipos eran provistos, cuando no robados, por Jones.

En los conciertos de los Sex Pistols durante sus dos años de apogeo (entre noviembre del 75 y diciembre del 77) los asistentes se daban trompadas, botellazos y todo tipo de insultos... que también incluían a los que estaban en el escenario.

Al mismo tiempo, se desarrollaba un grito venenoso que apuntaba a todo aquello que cayera en la ira del cantante Johnny Rotten. Desde la realeza británica hasta las casas disqueras. Quizás la canción que mejor representó su forma de pensar fue “Anarquía en el Reino Unido”.

La anarquía empezó en 1975 cuando Rotten se reunió al guitarrista Steve Jones, al bajista Glen Matlock y al baterista Paul Cook en una tienda de ropa llamada “Le It Rock”. El comercio era manejado por Malcom McLaren y Vivienne Westwood, quienes se convirtieron en los representantes de los Sex Pistols y serían ellos los que empujarían al grupo a usar la confrontación como arma para entrar en la escena de una Gran Bretaña recesiva.

Steve Jones pasaba sus fines de semana en la tienda de McLaren y le pidió que le ayudara a conseguir un lugar apropiado para ensayar. Lo que les consiguió fue un Centro Comunal, fue cuando apareció Glen Matlock quien trabajaba en el lugar.

Para McLaren la prioridad era conseguirle un cantante al grupo. Cook y Jones lo habían intentado pero sin mayor éxito y esto llevó a la salida de Nightingale. McLaren se hizo amigo de uno de sus clientes que tenía por sobrenombre “Sex”. Un tipo de pelo verde de nombre John Lyndon y cuya primera audición fue doblando a Alice Cooper mientras sonaba en la rockola de la tienda.

Debido al estado de los dientes de Lyndon, Jones le puso de apodo Johnny Rotten. Por su lado McLaren se robó el texto de una de las camisetas que vendía y el grupo fue bautizado “Sex Pistols”. Al principio su material eran refritos de los años sesenta de grupos como los Small Faces. Pero con el tiempo empezaron a escribir su propio material.

A pesar de las maquinaciones de McLaren, Johnny Rotten era por sí mismo un departamento de publicidad ambulante cuando de dar su opinión se trataba. A inicios de su carrera, Rotten se refería así acerca de la banda y de la gran audiencia: “El gran público ignorante no sabe porqué estamos en la banda. Es porque estamos aburridos de toda esa vieja porquería. Como debería estarlo cualquier humano decente.”

“De hecho, nosotros no estamos en la música, estamos en el caos,” opinaba Jones.

Los Sex Pistols fueron contratados y rápidamente despedidos por EMI y A&M, dos de las mayores disqueras de la época, a pesar de lo cual se quedaron con parte del dinero que les adelantaron. De dichos contratos solamente se produjo “Anarchy”.

Finalmente terminaron en Virgin Records, desde donde sacaron una serie de sencillos tremendamente viscerales que aún hoy se los considera como parte de los más valiosos producidos en la historia del rock: “Anarchy in the U.K.,” “God Save the Queen,” “Pretty Vacant” y “Holidays in the Sun.”. De alguna manera, estos 45” se comparaban al período en que Elvis Presley grababa en el estudio Sun de Memphis, allá por los años cincuenta.

A partir de ese momento cada movimiento que hicieran los Sex Pistols inmediatamente se convertía en un titular y en una controversia. En la medida en que la fama del grupo se extendía sus presentaciones eran canceladas o censuradas. Sin embargo, tanta publicidad negativa terminó dándoles más notoriedad.

Los Sex Pistols llegaron a escandalizar a un país con una pobreza creciente, desempleo en todos los ramos, huelgas permanentes y un imperio que dejaba de existir. La violencia de los punk, especialmente en el año de las bodas de plata del reinado de Isabel II (1977) ofendió profundamente al país dado el carácter representativo que tiene la monarquía.

En efecto, los Sex Pistols entraron gritando que los buenos modales habían terminado. En “God Save the Queen” Rotten dice que la Reina no es un ser humano. La canción concluye diciendo “No hay futuro” tratando de establecer una relación entre la monarquía y la desgracia económica inglesa. Pero, con todo y todo el tema llegó al número dos en Inglaterra. Para entonces Matlock había sido despedido por “lamerle las botas a los Beatles” y fue reemplazado por John Simon Beverly (Sid Vicious), dándole al grupo una imagen aún más amenazante.

“Never Mind the Bollocks...Here's the Sex Pistols” salió a la venta en Gran Bretaña en octubre del 77 en donde llegó disparada al primer lugar. En Estados Unidos el disco estuvo en la casilla 107 como máximo para luego desaparecer.

El grupo cruzó el Atlántico para presentarse en una serie de 7 presentaciones a lo largo del sur de los Estados Unidos, la parte más conservadora. Su presencia causó todo tipo de reacciones hasta el final mismo del grupo luego de su presentación en San Francisco. “¿Alguna vez has sentido que te han traicionado?” Preguntó Rotten antes de despedirse del escenario. Separado de Sex Pistols pasó a Public Image, Ltd. en donde volvió a usar su nombre original, John Lydon.

Jones y Cook mantuvieron el nombre de Sex Pistols vivo por unos cuantos sencillos más, incluyendo uno grabado en Brasil en el que cantaban junto a Ronnie Biggs, el famoso prófugo inglés que participó en el Gran Robo del Tren.

Por su parte Sid Vicious se quedó a vivir en Nueva York en donde intentó empezar una carrera como solista. Produjo “My Way”, una versión punk y sarcástica del tema de Frank Sinatra, además del LP “Sid Sings”. Él junto a su novia (a la sazón su manejadora) vivieron una vida cargada de drogas que terminó con la muerte de Nancy Spungeon por sobredosis de heroína.

Malcolm McLaren se dedicó a supervisar la biografía fílmica del grupo. La película produjo un doble álbum en el que prácticamente estaba todo el inventario musical de Sex Pistols.

La historia de los Sex Pistols debería haber terminado ahí, excepto porque la estatura del grupo siguió creciendo en la medida en que sus éxitos se iban perdiendo. Lo que estos cuatro músicos habían logrado era sacudir las bases mismas de la industria musical, reclamando a la fuerza un espacio para los que eran jóvenes, agitadores, estaban aburridos y enojados. Es decir, le reclamaron su identidad al rock and roll.

El punk rock nunca se terminó de ir a pesar de la desaparición de los Sex Pistols, de hecho son el subgénero que más ha perdurado. Es difícil imaginar bandas como Green Day u Off Spring sin que Sex Pistols haya estado envuelto de alguna manera.

Adicional a lo anterior queda el legado de un grupo cuyo único disco de estudio fue calificado por la revista Rolling Stone como el segundo disco más importante de todos los tiempos.

Quizás sea por eso que 20 años después de su separación se reunieron para una gira llamada “Filthy Lucre Tour” que hace un juego de palabras entre sucio, lucro y lustro.





Fuente: radiodos.com
Share:

0 rockeros dijéron :

Publicar un comentario en la entrada

Invitanos un café

Recent Posts

Banners

Directorio de blogs